LLiçà d'Amunt

Ajuntament de Lliçà d'Amunt
Escut Ajuntament de Lliçà d'Amunt

Can Comes


Historia

Documentada desde el siglo XIII, el año 1253 Simón de Llor vendió la masía Ubach a Guillem Comes y los suyos, junto con un molino. Así pues, parece que en el periodo medieval se consolidó un patrimonio importante en manos de la familia Comes. Debido a la muerte sin descendencia del heredero de la masía, Francesc Comes, en 1433 el alcalde de la baronía de Montbui vendió la heredad a Pedro Sabater, campesino de Santa Eulàlia de Ronçana.

Sabater se le dejó a su hija Margarida, la cual se casó con Joan Taxeu, desde entonces llamado Comes. Así se inició una nueva saga que llevó ese nombre. A lo largo del siglo XVI, la familia Comes prosperó económicamente y se enemistó con otras familias destacadas, especialmente a causa del matrimonio que se produjo entre Antic Comes y Margarita Ros, heredera de la masía Ros de Lliçà d'Amunt. De esta manera, el patrimonio se amplió notablemente. Joan Comes Ros, hijo heredero de Antic y Margarida, recibió una gran propiedad que legó a su hija Maria Comes. La citada Maria se casó con Rafael Casanova i Solà, descendiente de una familia acomodada de Moià y personaje destacado de este sitio. Desde entonces, la familia Casanova posee varios bienes en Lliçà: Can Comes y el Molí d'en Comes y Can Ros.

Descripción

Can Comes es una masía compleja que se ha ido configurando a lo largo de los siglos. El núcleo primitivo de esta masía era una antigua masía-torre, una construcción muy típica de los siglos XII y XIII, y que ahora queda en la parte posterior. La torre es de planta cuadrada y sobresale por encima de las cubiertas de los cuerpos que se han añadido a lo largo de los siglos. La cubierta es a cuatro aguas con teja. Los muros son de mampostería. Las aberturas originarias eran las pequeñas aspilleras que se conservan en varios puntos de los muros. Las grandes ventanas se abrieron tardíamente. A ambos lados de la torre hay adosados dos cuerpos de caballete paralelo en la fachada. El edificio principal del siglo XVI es lo que se entiende por masía clásica: caballete perpendicular y cubierta a dos vertientes iguales. La vertiente de la izquierda parece más corta por el adosamiento de un cuerpo perpendicular en época posterior. Consta de planta baja, piso y buhardilla. La puerta principal es de arco de medio punto hecho con dovelas muy bien cortadas. Las ventanas del piso son góticas, de arco conopial con el interior lobulado y motivos florales en las impostas. Las aperturas del resto de la casa son de caballete plano sin decorar de nueva construcción. Todo el conjunto de edificaciones de Can Comes estaba protegido por un barrio, antes situado en el lado de poniente y ahora trasladado a mediodía, que finaliza con una galería de arcadas que deja abierta la era por un lado, y por el otro con una antigua corte con aspilleras. En el lado este de la era se encuentra la granja. Se trata de un edificio de planta rectangular con numerosos contrafuertes en la fachada.

(Extraído de "Les arrels del nostre poble. Itineraris pel patrimoni de Lliçà d’Amunt", editado por el Ayuntamiento de Lliçà d'Amunt)



  • Situación: Masía situada en el llano de Lliçà d'Amunt, muy cerca del río Tenes.

Rutas

Lee el contenido de la página

Imágenes relacionadas

  • Masía de Can Comes

    Masía de Can Comes

© Ajuntament de Lliçà d'Amunt · C/ Anselm Clavé, 73 · 08186 · Tel. 93 841 52 25 · Fax. 93 841 41 75